Ejercicios para la sanación y reconexión de los senos

Según la medicina tradicional china y las prácticas sexuales taoístas, las mujeres suelen acumular emociones negativas en sus senos, útero y ovarios. Realizar este ejercicio periódicamente permite limpiar energéticamente tus senos y liberarlos de emociones negativas que se pueden haber alojado allí. El miedo, la ansiedad, el resentimiento, la rabia, la desolación, la tristeza, la desesperanza y muchos otros sentimientos generan bloqueos en el flujo de la energía vital (chi) que luego pueden dar lugar a problemas de salud.

Los senos son los guardianes del corazón, por eso su energía natural es el amor, la contención, nutrición, alegría. Sin embargo, con más frecuencia se generan corazas que te protegen contra las experiencias desagradables de cada día, y en ese esfuerzo se van cargando de energías y emociones negativas.

Los senos cumplen dos funciones clave: Son esenciales para proveer de nutrición física y emocional, son muy importantes para la expresión de la sexualidad femenina, ya que, al recibir incentivo amoroso, despiertan y activan el útero, la vagina y la vulva, Su nivel de sensibilidad puede llegar a ser muy alto, al punto de generar orgasmos.

Por lo general, estamos más familiarizadas con la capacidad de los senos para dar a los demás: a nuestros hijos y a nuestra pareja. Pero no percibimos que también son una fuente de amor para nosotras mismas. La limpieza energética y el masaje de senos, son dos ejercicios que te ayudarán a cultivar el amor por ti misma a través de la energía de tus senos.

En este proceso, se irán transformando las emociones negativas y los efectos de ellas en tu cuerpo. Por eso, estos ejercicios sanan las tensiones emocionales acumuladas en tus senos, a la vez que le envías energía vital. Ambos están basados en prácticas diseñadas por el maestro taoísta Mantak Chia.

Limpieza energética de los senos paso a paso:

    1. Encuentra un lugar donde puedas estar tranquila y a solas. Puedes prender velas, incienso y música relajante si lo deseas.
    2. Quítate el sostén tomando conciencia de cómo se liberan tus pechos de cualquier opresión causada por la prenda. Estira tus brazos para liberar aún más las tensiones.
    3. Ponte de pie, con las piernas algo separadas, las rodillas ligeramente flexionadas y los brazos relajados, a ambos lados de tu cuerpo.
    4. Cierra tus ojos y conéctate con tu corazón. Permanece así sintiendo sus latidos y su fuerza vital por unos minutos.
    5. A continuación, dirige tu atención hacia tus senos, como si pudieras viajar por tu cuerpo y estar dentro de ellos. Detente un momento a escuchar con intención amorosa lo que sienten y necesitan. Presta atención a cualquier sentimiento, emoción o recuerdo negativo que pudiera aparecer. Reconoce también cualquier sensación o experiencia positiva en ellos.
    6.  Coloca las palmas de tus manos mirando hacia abajo, a la altura de tu frente, juntando las puntas de los dedos.
    7. Inspira profundamente mientras visualizas como un caudal de energía luminosa y de hermosos colores entra por tus pulmones, se expande por tu cuerpo y llega hasta cada célula y átomo de tus senos, llenándolos de salud y vitalidad.
    8. Ahora, exhala muy lentamente desde tu vientre, con profundidad, mientras emites el sonido “jiiiiiii” y mueves las palmas hacia abajo, a lo largo de toda la espiración. Siente y visualiza como cualquier energía negativa, estancada o discordante sale de tus pechos y pasa por tus pies hasta llegar al centro de la tierra. Envía amor hacia la Tierra para que esas energías negativas se transmuten en bien en el interior de nuestro planeta.
    9. Repite estos dos últimos pasos hasta que sientas que tus senos hayan quedado completamente diáfanos, cristalinos, livianos, suaves y relajados.
    10.  Dirige tu atención hacia tu corazón nuevamente y visualiza como el amor, en forma de lluvia aterciopelada, acaricia tus pechos con suavidad y amor. Imagina que ellos están siendo sanados y las energías negativas han sido reemplazadas por una hermosa energía curativa, color verde y violeta, que transforma todo a su paso.
    11.  Finaliza el ejercicio agradeciendo por la sanación recibida y enviando amor para ti misma y hacia el universo.

Masaje paso a paso:

Puedes realizar el ejercicio sin ropa o vestida con una prenda muy suave y tocando tu piel a través de la delicada tela. Si lo desea puedes usar un aceite adecuado para masajes, como el aceite de almendras, oliva o sésamo. Si te sientes incómoda tocando tus senos, puede colocar las manos a corta distancia de ellos, y mover tus dedos visualizando como la energía circula y hace su efecto. Algunas mujeres pudieran sentir náuseas cuando se estimulan, si es así, omite el paso de tocarte los pezones.

  1. Siéntate, o encuentra otra postura que sea cómoda para ti
    Puedes estar frente a un espejo, si eso te ayuda a conectarte más con tu cuerpo y tus senos. Respira profundamente tres veces. Al inspirar, lleva el aire hacia el abdomen, y al espirar vacía tus pulmones por completo.
  2. Sacude tus manos un par de veces, para liberar las energías en ellas
    Enfoca tu intención en generar energías sanadoras, luego frota una palma contra la otra hasta crear una sensación cálida y agradable en ellas.
    Cierra tus ojos, coloca tus manos sobre tus senos y envíales energía amorosa durante unos 3 minutos. Puedes visualizar esta energía de color rosado o de un hermoso verde esmeralda.
  3. Traza círculos a cuatro centímetros de tus pezones
    Coloca tus dedos en el centro del pecho, y traza círculos en dirección ascendente y hacia fuera al menos nueve veces. Después, traza nueve círculos en dirección contraria. Este movimiento activará los meridianos del riñón, del hígado, del pericardio y del bazo.
  4. A continuación, haz un masaje a la totalidad de tus senos en círculos y presionando suavemente los tejidos
    Desde caricias suaves como pluma hasta contactos más enérgicos. Toca también tus pezones, ya que esto aumentará la energía y facilitará la liberación de hormonas. Cualquier sensación de placer sexual que surja está bien, continúa respirando profundamente y disfruta de este masaje sanador.
  5. Finalmente para aquietar las energías, siéntate o acuéstate boca arriba con las piernas y brazos ligeramente abiertos
    A continuación, coloca tus manos abajo del ombligo y traza en esta zona nueve círculos en el sentido contrario a las agujas del reloj, y luego nueve círculos en el sentido de las agujas del reloj. Esto ayudará a resguardar esa preciosa energía sanadora dentro de tu útero, el centro de tu cuerpo energético. Mediante ejercicios como el masaje de senos y otras prácticas, puedes almacenar energía en este centro para mantener tu salud y vitalidad.

Nuestros Cursos

Introducción a la
Inteligencia Emocional

Descubre a dónde se fue el 80% de tu inteligencia. Comienza hoy tu camino al éxito emocional.

Tú útero energético
despierta

¿Ya decidiste empezar a crear la vida de tus sueños? Empieza hoy a dirigirte hacia tu máximo potencial.

Sanando nuestra
orfandad

No son las experiencias traumáticas en sí mismas, las que nos condicionan, sino la forma en que nos relacionamos con ellas.

Inteligencia emocional
en el trabajo

Ahora que descubriste dónde se encuentra el 80% de tu inteligencia… la prueba de fuego… aplicarla en un ámbito laboral!

Habitar tu ser femenino
en confianza

A ti mujer que haz escuchado el llamado, esa voz, ese sentir que por dentro te dice: «Aprende a confiar en ti».

Empoderamiento
y autoestima

En este curso encontrarás las herramientas que has estado buscando, para conectarte con tu poder y desarrollar el amor propio y la autovaloración.

La Ciclicidad 

de la Mujer

Aprenderás a honrar y celebrar tu feminidad, reconociendo y valorando las diferentes fases de tu ciclo menstrual.