Tantra

“Oh dulce princesa, siente la caricia y en ella la vida eterna”

Lo que hoy llamamos sexo tántrico es la meditación llevada al sexo. Hay muchas formas de meditar y una de ellas es cuando hacemos el amor. Muchas veces cuando hacemos el amor experimentamos una penetración física, pero no experimentamos una penetración energética, dónde te sientes tocado desde el alma. La corriente de energía vital fluye de uno al otro. Por eso en el camino tántrico llevamos la meditación hacia la sexualidad par tener mucha conciencia en todos los sentidos y en el tacto, esto es lo que se llama sensualidad.

Estar despiertos con las puertas de nuestros sentidos abiertas, conectados con nuestro corazón y el cuerpo. Y en esa sensualidad, cuando nos encontramos, los cuerpos se relajan, la presencia del tacto comienza a permear, porque a mi cuerpo le da tiempo a fundirse en tu cuerpo.

El contacto físico consiente, presente, es muy nutritivo para un ser humano. Pocas veces nos han tocado, o nos tocamos simplemente por el hecho de sentir ese contacto, abrirnos a la sensualidad, abrirnos al presente, fundirnos, entonces la energía sexual tiene espacio para convertirse en amor y éxtasis.


El despertar de Shakti:
“Pura energía y tú me has creado e insuflado de vida”

A lo femenino la llamamos Shakti, es una denominación para la energía vital, para el poder de vida que fluye a través de cada uno de nosotros. Shakti es un evento en el cual la energía de vida funciona en su máximo esplendor. Cuando llevamos conciencia a esa energía y comenzamos a entender y a sentir a Shakti, a no reprimirla y a no controlarla con pensamientos, patrones o ideas sobre lo que es adecuado o no. Shakti simplemente necesita ser presenciada, acompañada y conducida.

El Tantra venera a Shakti con técnicas para liberar el fluir vital en las dos direcciones, no solamente movemos la energía vital hacia arriba, sino también hacia abajo. Abrimos el chakra raíz, nos enraizamos, sentimos los pies bien apoyados sobre la tierra y tomamos una conciencia del cuerpo físico que nos permita habitar, al mismo tiempo, nos abrimos y nos expandimos para darnos cuenta que somos más que este cuerpo físico y que no podemos expandir en todas las direcciones. Por eso en tantra, tenemos tantas técnicas que son de danza, de apertura de la pelvis, de movimiento de la columna vertebral, movimientos que llevan al cerebro a una disrupción, para soltar el control, porque lo que estamos buscando es liberar, la energía vital de todos esos patrones, de toda esa represión y rigidez, que se instala cuando te mueves desde la mente, en vez de desde la conciencia.

Te invito a sentir el cuerpo dese adentro, a soltarlo, a darle fluidez a tu columna vertebral, a dejar de lado cualquier vergüenza, a expandirte más de lo conocido, suelta el control, suelta la rigidez, suelta cualquier pensamiento que pase por la mente y percibite en el presente. Expande tu energía, expándela majestuosa y con vitalidad.


El despertar de Shiva:
“¡Pura conciencia yo soy!”

Shiva es sinónimo de conciencia, la conciencia pura, ilimitada, atemporal, enfocada el momento presente, la única disciplina que contempla el camino tántrico, es despertar esa presencia, en cualquier cosa que hagas, comiendo, caminando, mirando a los ojos de tu hijo, acariciando tu mascota, haciendo el amor. Simplemente despertando la conciencia de que eres así, que no haya un proceso mental, que esté nublándote, entre lo que eres, y lo que hay, es lo que sucede con nuestros pensamientos. El pensamiento no es lo mismo que la conciencia, cuando estás en estado de conciencia, te das cuenta de que estás pensando, te das cuenta de que hay una ilusión. Y tú no te conviertes en el pensamiento y no te conviertes en la ilusión, tú sigues estando simple e individidamente identificado con el ser.

La gran mayoría de técnicas que utilizamos en tantra, nos sirven para este propósito. Adéntrate en este presente, es ahí donde no te estás perdiendo constantemente en el movimiento de la mente, que te lleva al pasado o al futuro, y nos perdemos ese instante que es el presente dónde realmente la vida está sucediendo.

Esto es lo que llamamos Shiva, esto es lo que llamamos lo masculino. Es cuando la direccionalidad de la cual es capaz el masculino, no se dirige en vertical hacia el tiempo, sino que entra dentro de ti y mantiene el eje de esa presencia. En este momento la conciencia se expande y no solamente te conoces como este cuerpo, este yo con este nombre, con esta historia, sino que te empiezas a reconocer como algo ilimitado, todo lo que es esencial en la experiencia de vida, sucede en el presente. Por eso el Tantra está asociado a la sexualidad, pero en realidad lo único que te muestra es que también en la sexualidad, también en la emocionalidad, tu conciencia está presente. Y esto es lo que llamamos despertar a Shiva, despertar tu conciencia en el presente, por eso el camino del tantra pone todo su énfasis en que accedas a ese presente, en que conozcas el presente y de ahí el salto a la eternidad. No es que del presente te vayas a la eternidad, sino que el presente y la eternidad conviven, son dentro de ti.


El Encuentro entre Shiva y Shakti:
“El encuentro presente entre la conciencia y la energía ¡Oh amor eterno!”

Cuando lo masculino se encuentra con lo femenino, que es la pura energía vital, en ese momento comienza el encuentro. Es un encuentro que es muy poderoso, cuando hay absoluta presencia, todas las ideas que tenemos acerca de ese encuentro sexual previas o todos los deseos e ilusiones que estemos poniendo en ese encuentro, nos están impidiendo, sentir el verdadero encuentro tal y como está sucediendo.

Shiva está totalmente presente, indivisible y Shakti está fluida, con el corazón abierto en un estado de confianza, y nos dejamos llevar. Es un acto dónde no estamos controlando, pero al mismo tiempo estamos plenamente presentes, sintiendo el cuerpo, sintiendo las sensaciones, sintiendo deseos, sintiendo la pasión, sintiendo la excitación. Si no corremos hacia el orgasmo, entonces esa energía comienza a expandirse y se expande de lo que es plenamente sexual, que para el hombre es lo más fuerte, porque es ahí donde está rebosando, y se expande hacia la mujer, que ella reboza en el corazón.

Entonces el encuentro comienza a suceder, se expande por el sistema nervioso y finalmente, cuando no tenemos ninguna prisa, acontece algo muy distinto a lo que conocemos como el orgasmo sexual, ocurre una expansión, y en esa expansión realmente la sensación estática es de mucho silencio, de mucho amor y presencia. Es como si por primera vez fueras, sin tener la construcción del ego y entonces esa excitación, se convierte en éxtasis.
El encuentro entre Shiva y Shakti es un estado de éxtasis. Esto es lo que en tantra llamamos Mahamudra, un estado de no mente donde la energía y la conciencia se funden en el presente.

Con mucho amor,

Silvia Victoria Ribeiro

Nuestros Cursos

Introducción a la
Inteligencia Emocional

Descubre a dónde se fue el 80% de tu inteligencia. Comienza hoy tu camino al éxito emocional.

Tú útero energético
despierta

¿Ya decidiste empezar a crear la vida de tus sueños? Empieza hoy a dirigirte hacia tu máximo potencial.

Sanando nuestra
orfandad

No son las experiencias traumáticas en sí mismas, las que nos condicionan, sino la forma en que nos relacionamos con ellas.

Inteligencia emocional
en el trabajo

Ahora que descubriste dónde se encuentra el 80% de tu inteligencia… la prueba de fuego… aplicarla en un ámbito laboral!

Habitar tu ser femenino
en confianza

A ti mujer que haz escuchado el llamado, esa voz, ese sentir que por dentro te dice: «Aprende a confiar en ti».

Empoderamiento
y autoestima

En este curso encontrarás las herramientas que has estado buscando, para conectarte con tu poder y desarrollar el amor propio y la autovaloración.

La Ciclicidad 

de la Mujer

Aprenderás a honrar y celebrar tu feminidad, reconociendo y valorando las diferentes fases de tu ciclo menstrual.